martes, junio 27, 2006

Anecdotas de Chabuca Granda

Anécdotas de Chabuca Granda

Chabuca Granda falleció el 8 de marzo de 1983, pero su obra la mantiene viva entre nosotros. Recordarla es también resaltar sus cualidades de persona, lo bueno que nos dejó y que fue mencionado por los diferentes biógrafos que han escrito páginas extensas sobre la vida y obra de nuestra grandiosa Chabuca.

En lo personal, me gusta contar anécdotas porque creo que ellas dan a conocer cierto aspecto de la persona y porque son esas anécdotas las que enriquecen la vida de las personas. Por ello, contaré algunas anécdotas de Chabuca Granda que fueron mencionadas por varios de los que la conocieron en vida y que escribieron sobre ella.

En la publicación que editara el Banco de Crédito en homenaje a Chabuca Granda, "Chabuca Granda, signo e imagen", se incluye unas palabras de Chabuca, refiriéndose a "La Flor de la Canela": "Definitamente, esta canción me hizo popular. He dicho siempre que seré popular pero no importante. La importante es Victoria Angulo, distinguida señora de raza negra, a quien hice 'La Flor de la Canela'."

Un detalle al respecto ha sido mencionado en varias oportunidades, ello ocurrió el 29 de enero de 1976 cuando la Municipalidad de Lima la homenajeó concediéndole un diploma de reconocimiento por su labor. Chabuca Granda se fue inmediatamente a la Calle Maravillas, en los Barrios Altos de Lima, que era donde vivía Victoria Angulo y le entregó el diploma con unas flores que en la tarjeta adjunta decía: "Victoria queridísima, yo soy la popular, pero tú eres la importante".

El "Cumpa" Jorge Donayre Belaúnde, en el libro del cual es coautor con Lorenzo Villanueva, "Antología de la Música Peruana" (Lima 1987), cuenta que el 31 de octubre de 1955, durante una cena organizada por Doris Gibson, fundadora de la revista "Caretas", se le preguntó a Chabuca Granda si el personaje legendario de su canción, "La Flor de la Canela", era imaginario. "La flor de la canela vive, se llama Victoria Angulo y reside Abajo el Puente", fue lo que contestó Chabuca. Doris Gibson, compromete a Chabuca para visitar y entrevistar a Victoria Angulo, a lo cual ella acepta bajo una condición: "Iremos sí, pero no por el Puente de Piedra. No, porque por allí no iba a su casa Victoria Angulo. Cruzaremos el Rímac por el viejo, movedizo Puente de Palo...". Así sucedió, Chabuca los hizo cruzar el viejo Puente de Palo.

En una entrevista que le hizo la revista Imágenes, hace algunos años, al recordado "Caitro" Soto cuando bordeaba ya los 64 años, él contó que Chabuca solía decirle: "Carajo negro haces llorar el cajón". El recordaba que conoció a Chabuca Granda cuando ya "La Flor de la Canela" era un éxito. "Chabuca era popular y se hablaba mucho de ella... nuestro primer encuentro se produjo en una actuación que hizo la compañía Pancho Fierro en la Plaza de Acho, allí la conocí, ella me invitó a almorzar y desde ese día nos convertimos en amigos, así empecé a viajar, acompañándola por el mundo, una llamada era suficiente, nunca hablábamos de plata, de cuanto me iba a pagar por mis servicios, ella sabía lo que valía y siempre me entregaba mi dinero en un sobre... Chabuca me decía, 'hijo vamos a tal sitio', y yo iba", contó "Caitro" en aquella oportunidad.

En dicha entrevista, también contó la siguiente anécdota que tuvo con Chabuca Granda: "Con ella (Chabuca) pasé muchas cosas buenas, pero también malas, recuerdo esa vez que le dio su primer ataque cardíaco cuando estábamos en el país Colombia, 'Chico' Alvaro y yo corríamos como locos de un lado a otro para convencerla de que se dejara ver por un médico. 'Hijo, tu madre se muere' me decía llorando. Cuando por fin accedió a que se la llevaran, me llamó y me pidió que le guardara su reloj de oro con brillantes y los diez mil dólares que tenía guardados. 'Si me pasa algo', me dijo, 'se los das a tus hermanos'... y no le pasó nada y regresó viva... y yo, que había vuelto antes, ya le había entregado lo que me encargó a mis hermanos".

Gonzalo Toledo, en su artículo "Si es Negro, es mi Hijo" publicado en El Comercio el 24 de noviembre de 1992 y posteriormente en el Tomo II de su libro "Déjame que te cuente...", relata una anécdota ocurrida en Madrid, España. En una gira que hizo "Caitro" Soto con el grupo "Perú Negro" por Europa, se encontraba en Madrid, donde también acababa de llegar Chabuca Granda. Había trancurrido solamente una hora en que Chabuca se registrara en un hotel del centro de Madrid, cuando "Caitro" Soto se presenta en la Oficina de Informaciones del hotel y le dice al empleado: "Por favor, deseo hablar con la señora Chabuca Granda... dígale que es de parte de su hijo". El empleado, después de mirarlo con mucha extrañeza, alzó el comunicador y se expresó de la siguiente manera: "Señora Granda, ha venido un joven de tez morena que dice ser su hijo"... "¿Dice Ud. que es un joven moreno?", contestó Chabuca... "Moreno, claro señora, moreno", respondió el empleado... "Vea señor, si es negro es mi hijo", dijo Chabuca... el empleado con un poco de nerviosismo y con una voz más baja expresó "Si señora, es negro"... Chabuca, terminando la conversación, le dijo "Entonces, dígale que en un segundo estoy con él".

En el Tomo 2 de "Antología de la Canción Criolla" de Luis Manosalva Oviedo, se menciona una anécdota contada por Teresa Fuller Granda, hija de Chabuca Granda: Cuenta Teresita, como se le llama con cariño, que en una oportunidad se dirigía con su madre, Chabuca, a un almuerzo muy importante y solicitaron los servicios de un taxi. "El conductor la reconoce a mi madre y le dice: Buenas tardes Chabuca del Perú. Terminamos almorzando en casa del humilde trabajador del volante", fue lo que relató Teresita.

Una anécdota, que ha pasado desapercibida por la mayoría de los que han redactado la biografía de Chabuca Granda, fue contada por Gonzalo Toledo en su artículo "El día más alegre y más triste de Chabuca", publicado en El Comercio el 10 de marzo de 1992 y posteriormente en el Tomo I de su libro "Déjame que te cuente...". Chabuca Granda junto a Gonzalo Toledo habían sido elegidos los padrinos de la Promoción Felipe Pinglo Alva del Centro Educativo No 1043 para niñas. La ceremonia de apadrinamiento se realizaba en el local de la Hermandad de Cargadores de la Virgen del Carmen, en los Barrios Altos, y era el 18 de diciembre de 1981. Eran las 7 de la noche y mientras la directora del plantel hacía uso de la palabra, Chabuca recibe la triste nueva: La muerte de Victoria Angulo, que le inspirara su inmortal vals "La Flor de la Canela". Chabuca no dijo una sola palabra, pensativa, sólo se mordía los labios.

Cuando le tocó hablar a Chabuca, como madrina de la promoción, dijo: "Hoy es el día más alegre y más triste de mi vida... Mientras aquí un puñado de niñas se despide de su escuela, enarbolando la bandera de un auténtico mensajero del alma popular, para ir en busca de un porvenir mejor, que me produce gran alegría, unas cuadras más, como siete de aquí, en la calle Maravillas, frente a Santo Cristo, acaba de dejar de existir Victoria Angulo, la dulce inspiradora de mi vals 'La Flor de la Canela'."

Chabuca Granda no sólo nos dejó sus canciones, sino que también nos dejó enseñanzas buenas que sirven de ejemplo a las futuras generaciones del Perú y el mundo entero.


Dario Mejia
Melbourne, Australia
dariomejia999@yahoo.com.au

2 comentarios:

juanchan dijo...

Excelente! me encantó leer anécdotas de nuestra querida Chabuca. Desde hace muy pocos meses, vengo escuchando, con detenimiento, sú música y cómo es la vida; ha sido un tesoro inigualable de rimas, contrapuntos rítmicos, melodías "saltimbanquis" y un sin fin de adornos sonoros impresionantes, dignos y admirados por la música académica, lo más ingenioso y hermoso de la música popular del mundo; caramba! y es nuestra!de aquí cerquita, y cómo no me di cuenta de esta belleza pura de música a pasos míos. Han tenido que pasar 27 años para redescubrirla y con alegría reafirmo que las cosas buenas están entre nosotros y no allá lejos en "La Europa" o en "El Norte".... Con autoridad musical menciono que Chabuca Granda es lo más sensible y hermoso ser artístico que he descubierto e invito a redescubrirla a todos los peruanos, en primer lugar, y al resto del mundo...

Anónimo dijo...

La especial sensibilidad de Chabuca le permitia cantar a lo que los comunes no veiamos: asi le canto a la mujer revolucianaria mexicana en "Donde estas Adelita", al patriota espiritu de sacrificio de Mauro Mina en "Puno de Oro" como a la liberacion del hermano campesino y obrero en "Paso de Vencedores", que grandeza.